La Televisión Pública Sueca un tesoro que se paga con gusto

Qué pasaría si un día te levantas de la cama o llegas a tu casa, te sientas en tu sofá y enciendes el televisor con la idea de dejarte llevar y perder el tiempo viendo al par de marujas y el paleto de turno hablando sandeces o bien, ver un cuestionable programa de ayuda social y en cambio, te encuentras con un contenido de calidad y sin publicidad.

 

Esto que parece un buen sueño es en gran parte, una realidad en Suecia ya que, uno de los grandes tesoros púbicos suecos es nada menos que SVT la empresa de televisión pública de Suecia que emite una programación destacable en ciertos aspectos, contingente a la realidad y bajo el énfasis de ser un servicio público sin publicidad y que cuya manera de financiarse está lejos de lo que conocemos tradicionalmente y que es dable darla a conocer como una manera de abrir debate en cómo nos gustaría que fuera la televisión en nuestros países de origen.

Canal SVT Suecia

Pero, antes de contar el tipo de financiamiento dejo algunas pinceladas de historia de la Televisión de Suecia para contextualizar y complementar este artículo.

 

Historia de la Televisión Pública Sueca

  • La Televisión de Suecia abreviado como SVT y en sueco como Sveriges Television tiene un largo trayecto que se inicia bajo el alero de la emisora de radio Sveriges Radio dando las primeras emisiones regulares en 1957 y desde esa época se estableció que se establecería un canon televisión para financiarla y que voy a explicar más abajo que es esto.

 

  • En 1966 se emite a color y nace en el año 1969 el segundo canal con la finalidad de fomentar competencia y así, mejorar contenidos y que se pasaron a llamar TV1 y TV2.

 

  • Un aspecto interesante digno de mencionar en hechos del desarrollo de esta televisión sueca es que en el año 1979 su gran alero que fue Sverige Radio se remodelo como empresa y se separó la SVT.

 

  • En los años 80’ existió una reestructuración donde el canal TV1 se centralizo en Estocolmo y TV2 fue desconectado territorialmente.

 

  • A finales de esta década lanza un canal vía satélite TV4 y que en los años 90’ se transformaría en el canal europeo de SVT.

 

  • Por último, en esa época llego la televisión privada perdiendo así el monopolio y por otro lado pasaron a llamarse SVT1 y SVT2.

 

Financiamiento de la Televisión Pública Sueca

La cadena pública SVT no tiene autorización para la emisión de espacios publicitarios logrando su financiamiento con el pago de un canon de un 60% y el otro 40% restante se obtiene de la gestión de la venta de recursos propios, contenidos y servicios técnicos entre otras opciones de financiación.

 

Pero, ¿Que es este canon?

Este canon en términos simples es un impuesto que paga cada grupo familiar por tener de alguna manera la posibilidad de acceder y desde luego, consumir esta televisión pública con un receptor de televisión y que es conocida o llamada TV-avgift cuyo precio o cargo son alrededor de 200 euros anuales un valor no menor pero, que la mayoría de los suecos pagan porque es una obligación moral dado que de esta manera, se mantiene un equilibrio entre este modelo de televisión público y los medios comerciales además, porque mantiene un nivel de contenidos muy digno y no tiene publicidad que se agradece porque, muchas veces causa molestia por ser muy intrusiva, dañar o manipular el contenido televisivo.

 

Sin embargo, el debate de financiamiento no esta zanjado ya que, algunos sostienen que debería ser un impuesto general que pague toda la ciudadanía y no un impuesto parcial que deja margen para que algunos defrauden y otros justos paguen, aunque se debe decir que existen inspectores e inclusive, llamadas al hogar para revisar que se cumpla con esta disposición. Otros, los menos sostienen la posibilidad de que se financie con anuncios tal como, la televisión comercial o privada pero, dejaría de ser un bien público con todo lo que conlleva eso.

 

Hace poco tiempo esta discusión logro calentarse un poco más cuando querían que se pague por tener la opción de las plataformas o dispositivos para ver esta televisión (tabletas, ordenadores, teléfonos inteligentes). Sin embargo, el Tribunal Administrativo Supremo denegó esto y sostuvo que estos medios no son considerados como receptores y no son imponibles generando una respuesta del CEO de SVT, Eva Hamilton y un gran alivio para mucha gente que utiliza estos medios sin ver la televisión sueca pública.

 

Calidad de la Televisión Pública Sueca

Cuando se habla de un servicio público en este caso la televisión se dice que además, de no tener publicidad debe necesariamente abocarse a la calidad y dejar la consecución de audiencia a toda costa por los canales comerciales rigiéndose por el concepto púbico.

 

Aunque existen de verdad programas de baja calidad o poco presentables que muy bien, podrían estar en los canales privados están muy lejos de los programas de farándula y muchos otros donde se consagra el idiota como sujeto social en la Televisión Española y Latinoamericana.

 

Una parte, importante de la Televisión Pública Sueca se rige por altos estándares de calidad y justifica plenamente este servicio que es un deleite ver y está a años luz de lo que se entiende como un bien público, de calidad en relación a lo que se produce principalmente, en países latinoamericanos.

 

Si quieren ver un poco de Televisión Sueca Pública pueden hacerlo en SVT Play y revisar un poco los programas que se han emitido y así, apreciar el nivel televisivo de Suecia.

 

Palabras finales

Finalmente y para hacer honor a la verdad la Televisión Pública Sueca ha sido otro pilar fundamental en la construcción de una sociedad de bienestar desarrollado bajo el período dorado de los gobiernos de izquierda de este país y que pese al debate que puede generar la forma más efectiva de financiamiento de este bien público muchos pagan a gusto porque, consideran que se entrenza con los valores comunitarios que propala este país escandinavo y que goza de buena reputación al interior y fuera de Suecia.

 

Lecturas recomendadas:

El Financiamiento de los medios de comunicación en Suecia, México, Estados Unidos y China.

Fundamentos Básicos de la gestión publicitaria en televisión. Escrito por Eva Marina Reinares Lara – Pedro J. Reinares Lara.

Gestión de empresa de comunicación. Escrito por Laura Bergués Saura, Rosario de Mateo Perez, Marta Sabater Casals.

5 pensamientos en “La Televisión Pública Sueca un tesoro que se paga con gusto

  1. Pingback: La educación sexual para niños en la Televisión Sueca

  2. Pingback: Primer capítulo de la tercera temporada de Bron | Broen

  3. Pingback: La hermosa tradición de celebrar el año nuevo en Suecia

  4. Aitor Olaso

    Cuando alguien te obliga a hacer algo sí o sí, entonces la democracia pierde todo el sentido. Ese es el gran problema de los países nórdicos, tan inteligentes y eficientes para algunas cosas, y tan superficiales y blandos para otras. Cada ciudadano debería poder elegir lo que le parece o no hacer, no por el simple hecho de tener una radio o tv, tengo que pagarle un impuesto a alguien, estas formas de impuesto revolucionario se prodigan mucho por allá y en más países. No es un sindicato y por tanto no debe ser mantenido por todos los ciudadanos sino por los afiliados o los que hagan uso del mismo. Imagina por un momento a los emigrantes, la mayoría usa internet o bien satélite y parabólicas, para no perder el contacto con su cultura, al final si observas a todos estos países tan adelantados, tratan de imponer jaulas de oro al resto con la excusa del bien común o social, y se les llena la boca de libertad, de democracia, y al final va a ser que no lo es tanto, y que la lógica que aplican para algunas cosas, en otras la pierden de forma desafortunada, a pesar de que miran a todo el mundo por encima del hombro, ya se va viendo que ni el informe pisa, hace que la calidad educativa de la que presumen sea la mejor del mundo mundial, como no lo es sus pretensiones de imponer su cultura como un modelo de excelencia, en un país de gente casi asocial, aislada por el rigor metereológico, y bastante superficial y egoísta, no lo digo yo, escucha lo que piensan de los suecos, los vecinos que tienen al lado. Y muchas tonterías sobre los idiomas, entre noruegos, findanleses, suecos, daneses, etc. Todos te tratan mejor si aprendes sus lenguas minoritarias y en teoría te garantizan igualdad de oportunidades laborales, profesionales, etc, pero al final la realidad es bien distinta, y dependiendo de los apellidos en grado generacional de pureza sueca, noruega, (Lundqvist, Sørensen, etc), se obtienen mejores o peores trabajos y contratos. No valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos, y comparando lo que hay por ahí con lo nuestro, resulta que no era tanto como parecía. Algunas cosas si son buenas, como la transparencia, el uso del dinero público, la baja corrupción, pero no significa que no exista. Véase el caso de pirate bay y como USA se pasó las leyes de los suecos por debajo del arco del triunfo, comprando favores, etc, para perseguir y defender sus intereses incluso en un país europeo con una legislación y soberanía completamente diferentes. Mucho me temo que hemos puesto en un pedestal a estos países, y los datos y la realidad demuestran justamente lo contrario a día de hoy, y van camino de ser asimilados completamente por la inmigración y muchos conflictos que tienen actualmente, aunque se encargue de tapar la prensa de aquellos lares, con sus sistemas de policorrectismo. Para el número de habitantes que tienen, la cantidad de delitos y de asesinatos que llevan, por lo tanto no es una sociedad tan ejemplarizante, ni un modelo a seguir. Se vive mucho mejor en Suiza en todos los sentidos y con mayores oportunidades si aportas estudios superiores de alguna universidad francesa, alemana, etc.

  5. vivir suecia Autor

    Gracias por tu comentario Aitor,

    Desde luego, Suecia no es el edén en la tierra… tiene sus cosas buenas y cosas malas como todo país y dependiendo del justo valor, que le da cada persona. Aunque, es verdad que algunos construyen o tienen una idea idílica de Suecia y eso, no es tan así.

    En el caso, del impuesto a la Televisión Pública puedo decir, que la gran mayoría lo paga y lo hace de buena manera ya que, tienen una concepción de lo público y el bien común para flipar a veces… y cuando el producto es bueno, no existe mucho margen para discrepar.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *